Sauna: beneficios para la salud, riesgos y prevención

Sauna: beneficios para la salud, riesgos y prevención

Fecha de creación: 2019-06-03 Golpes: 90241

Las saunas tienen tradiciones tan profundas como las banias rusas. Las saunas han existido durante miles de años y continúan siendo populares.

Ayudan a relajarse y tienen muchos beneficios para la salud. La sudoración es una forma de terapia. Los mayas usaban saunas hace 3 mil años, pero Finlandia es el lugar para saunas, y se cree que uno de cada tres finlandeses todavía lo usa.

Los beneficios más importantes que brindan las saunas son una forma de relajarse y ayudan con los problemas cardíacos y de los vasos sanguíneos. Sin embargo, no todos pueden usar una sauna.

Aquí hay algunas cosas importantes a tener en cuenta:

• Es beneficioso para los problemas de salud del corazón y los vasos sanguíneos.

• El consumo de alcohol antes y durante es una idea terrible.

• Las mujeres embarazadas y aquellas que tienen problemas con el corazón y los vasos sanguíneos deben consultar a un médico antes de ingresar a una sauna.

 

¿Qué es una sauna?

Por lo general, una sauna es un lugar con una temperatura entre 70 y 100 grados centígrados. La sauna finlandesa tradicional es seca, su humedad oscila entre el 10 y el 20 por ciento. Otros tipos de saunas tienen una humedad más alta. Un buen ejemplo podría ser la sauna turca.

Cuando está en la sauna, la temperatura de su cuerpo puede subir hasta 40 grados centígrados. El cuerpo comienza a sudar una vez que sube la temperatura.

Hay algunos tipos de sauna, dependiendo de cómo se caliente la habitación:

Madera: La madera se utiliza en saunas que suelen ser menos húmedas y con mayor temperatura.

Eléctrica: Las condiciones son similares a las de las saunas de leña. La única diferencia es que la habitación recibe calor de un calentador eléctrico.

Sauna de infrarrojos: Este es un poco diferente. Las lámparas especiales usan ondas de luz para calentar el cuerpo, no la habitación. La temperatura es de unos 60 grados centígrados, que es un poco más baja que una sauna normal.

Sauna de vapor: en lugar de calor, tiene una sala de vapor con alta humedad y calor húmedo.

Beneficios de usar saunas

No importa mucho cuán alta sea la temperatura o la humedad. Cuando estás en una sauna, tu ritmo cardíaco aumenta y los vasos sanguíneos comienzan a expandirse. La frecuencia podría llegar hasta los 150 latidos por minuto, y esto es algo positivo para la salud.

Reducción del dolor. Un aumento de la circulación sanguínea puede reducir el dolor muscular, mejorar las articulaciones y reducir el dolor de la artritis.

Reducción de estrés. Un aumento en el metabolismo fomentará la relajación. Esto reduce sus niveles de estrés. 

Mejoras en el corazón y los vasos sanguíneos. Menos estrés significa menos problemas con el corazón y los vasos sanguíneos. Hubo una investigación realizada en Finlandia. Se determinó que las personas que usan saunas tienen menos probabilidades de morir por insuficiencia cardíaca y enfermedades similares.

Problemas de la piel. La sauna seca seca tu piel. Dependiendo de su condición, usar una sauna podría traer muchas ventajas. Sin embargo, hay algunos casos en los que probablemente estaría mejor sin usarlo.

Asma. Aquellos que tienen asma pueden sentir que se vuelve más fácil respirar. También reduce los niveles de estrés.

¿Menos posibilidades de tener Alzheimer? En 2016, científicos en Finlandia anunciaron que su investigación de 20 años muestra resultados positivos en lo que respecta al uso de la sauna y la prevención del Alzheimer. El 22 por ciento de las personas que usan la sauna varias veces cada vez que están débiles tienen menos probabilidades de sufrir demencia, y el 20 por ciento de las personas tienen menos probabilidades de sufrir la enfermedad de Alzheimer. El 66 por ciento de los que usan saunas de 4 a 7 veces por semana tienen menos probabilidades de sufrir demencia. Por supuesto, esta no es una prueba definitiva, y se necesita más investigación para confirmar la hipótesis.

Riesgos y medios de prevención

Una persona normal está bien, pero hay algunas personas que sufren de problemas del corazón y de los vasos sanguíneos. Es mejor que estas personas consulten con un médico antes de ingresar a una sauna.

Presión arterial

No se recomienda entrar a una piscina fría después de salir de una sauna porque aumenta la presión arterial. Las saunas también podrían reducir la presión. Y en cuanto a aquellos que recientemente han tenido problemas con el corazón, también deben hablar primero con un médico.

Deshidración

La deshidratación ocurre cuando no está recibiendo suficientes líquidos. Sudar en saunas es natural, y si tienes problemas de riñones, el riesgo aumenta. Para algunos, una temperatura alta puede provocar náuseas y vértigo.

 

Medios de prevención

Para evitar problemas no deseados, se recomienda:

  • Evite el alcohol. Aumenta las posibilidades de deshidratación, hipotensión, arritmia y muerte súbita. Ha habido otra investigación en Finlandia y mostró que la mayoría de las personas que sufrieron una muerte súbita dentro de una sauna han estado bebiendo alcohol.
  • No pase demasiado tiempo dentro. No debe ser más de 20 minutos. La primera vez no debe ser más de 10 minutos. Naturalmente, debe acostumbrarse al calor con el tiempo.
  • Beber abundante agua. El tipo de sauna no importa. Una vez que haya terminado, debe beber hasta 4 vasos de agua para reponer los fluidos corporales.
  • Evite la sauna si está enfermo. Los que están enfermos deben esperar hasta que estén completamente recuperados. Las mujeres embarazadas, si están ansiosas por ingresar a una sauna, deben hablar con un médico para averiguar si es seguro.